Translate

sábado, 5 de agosto de 2017

Agosto mes de la nostalgia... gastronómica

Llega agosto y en Uruguay nos inundan los recuerdos. Será porque en las estaciones de radio puntualmente comienzan a sonar temas musicales de décadas pasadas. Este blog intenta rendirle culto en el mes a la nostalgia a aquello que comíamos, nos deleitaba o cocinábamos décadas atrás.


En el post de hoy haremos un repaso de los top 9 momentos nostálgicos relacionados con la gastronomía en Uruguay. 


Nro. 9 Slow Food


Erase una época que no había Slow Food... porque no había Fast Food! Todo o casi era casero excepto el pan y la yerba.  Si uno quería una pizza... la pedía con anticipación a su madre o abuela. Si uno quería helado, trabajosamente conseguía que sacaran la máquina de hacer helado de la alacena y con claras de huevo o crema doble, limón o frutilla (lo maximo) podía disfrutarlo.  Conceptos como "media hora de descanso" o "coffee break" no estaban en el vocabulario.  Para almorzar oficinistas o trabajadores del comercio volvían a sus casas a mediodía y hasta daba el tiempo para una pequeña siesta. 




Nro. 8  Cuando al cine íbamos a ver una película 


Hoy en día vamos al cine... sólo ingresar a la sala y te marea el aroma a vainilla. Ya en tu asiento, descubris se encuentra regado de cereal inflado y en el posavasos un vaso a medio llenar con un refresco desgasificado. Nada de esto ocurría antes, cuando los refrescos estaban proscritos y salas con capacidad triple la actual eran atendidas por un señor con un cajón de golosinas. Una golosina por familia ¡nada de combos individuales! Las preferidas: maní con chocolate, monedas de oro de chocolate o (lo máximo en mi opinión) medallones de menta Águila. Golosinas que se consumían en esa salida especial, no se encontraban en cada esquina, cada parada de ómnibus.


Nro. 7  1-2-3 Molineux


Antes de las freidoras sin aceite y las máquinas de hacer pan programables hubo otra época que los electrodomésticos eran atesorados por las amas de casa. Batidoras robustas, máquinas de hacer helado, todas de precio astronómico y utilidad jamás bien ponderada. Pero tarde o temprano llega el cambio y aparece la 123 una picadora de alta velocidad y pequeño tamaño que en 3 segundos literalmente pulveriza cualquier alimento. De color naranja intenso, precio accesible y con una excelente campaña publicitaria fue adquirida con fervor y almacenada en su caja para siempre casi con la misma rapidez. Primera generación de electrodomésticos que no se sabe para qué se compran pero eso en realidad no importa.


Nro. 6 Leche y yogur en botella diariamente en la puerta de tu casa


Sí, leíste bien. Un señor con biceps torneados tocaba el timbre y dejaba botellas de leche y yogur y se llevaba los envases vacíos. Nada de congestionamiento en el estacionamiento ni  caminatas interminables hasta la heladera de lácteos en el supermercado. Nada de bolsas plásticas que forman islotes en los mares. Palabras como  "descremado", "fortificado", "delactosado", "ultrapasterizado" no se encontraban en el diccionario.  Puro sabor natural con un reborde de crema - manteca bajo una tapa totalmente violable.

¡Y pensaste que el delivery reciclable de producto local y fresco recién se había inventado! 


Nro. 5  Mayonesa casera


Si naciste durante o después de los años 80 no conociste una época cuando la palabra mayonesa no venía seguida de una marca multinacional. La mayonesa provenía no de un recipiente plástico de la heladera sino que se elaboraba en el momento con un plato hondo, un tenedor, dos yemas a las que se incorporaba un hilo de aceite. Lograr la emulsión sin que se cortara era toda una ciencia y un ritual!. Muy nutritiva porque la proteína del huevo no había sido cocida, se hicieron cada vez más frecuentes los casos de salmonella producto de las prácticas productivas no reguladas hasta hoy en los criaderos.

Y las ensaladas rusas y sándwiches de jamón y queso ya no volvieron a ser los mismos. 


Nro. 4 El vino de uva "chinche"


Estás al tanto del último lanzamiento de vino varietal... Syrah, Merlot o la cepa emblema de Uruguay, el Tannat? Antes de los años 90s el vino uruguayo usualmente provenía al menos en parte de uva "chinche" o "brasilera" una especie muy resistente pero con un sabor muy ácido, inaceptable para un vino de calidad. Es la uva que formaba los antes comunes parrales que daban sombra y frutos en el fondo de las casas.  En un proyecto visionario y no exento de controversia, en los años 90 se reconvirtieron los viñedos y se prohibió su uso en el vino comercial. Y fue allí cuando despega la industria vitivinícola en nuestro país como hoy la conocemos. 

No todo tiempo pasado fue mejor!!


Nro. 3 Sólo había dos manuales de cocina


Te proponés hacer una sopa de calabaza casera y no sabés la receta: que hacer? Escribís en la cajita mágica de Google y aparecen no menos de 100 mil recetas de supuestos chefs, restaurantes Michelin y amas de casa en formato  video, fotos y recetas que desalientan de antemano. Nada de esto sucedía en el pasado: había dos biblias de recetas y punto: el Manual de cocina del Crandon y el libro de recetas de Doña Petrona. Una sola receta por plato, escrita en forma clara por expertas reconocidas en la materia. Estos libros siempre estaban manchados, las páginas de recetas preferidas dobladas y comúnmente habían sucumbido sus tapas en el fragor de la preparación de tortas de cumpleaños. ¿Fotos de platos? Cuatro o cinco por libro y gracias! 

Tanta información que disponemos... hace que cocinemos más?? Lo dudo.  


Nro. 2 Las frutas exóticas


Si seguiste la saga de Masterchef Uruguay, viste a los participantes esforzarse por utilizar ingredientes "exóticos" como yerba, caracoles y ranas. 
Pero también dentro de lo no tan novedoso, los arándanos, el mango, la palta y cilantro. Hubo una época que las frutas exóticas... eran las frutas que no eran de estación! O sea, manzanas en primavera, naranjas en verano o tomates todo el año. Las frutas tropicales se consumían sólo si viajabas a esos lugares. Eso que hoy nos parece tan normal, tener todo tipo de fruta y verdura en el supermercado todo el año, fue posible sólo a través de la inversión en cámaras y containers refrigerados y atmósferas controladas. 

Consumir frutas y verduras de estación, esa recomendación tan moderna no era una opción... era lo único que se podía hacer!


Nro. 1 La botella de Coca Cola de 1 litro para toda la familia


Sin discusión, el podio de toda nostalgia gastronómica en Uruguay: el símbolo de la reunión familiar del domingo, tanto como los ravioles con tuco que hacía la Nona. Se destapaba una botella de litro de Coca Cola, se servía un vaso (pequeño para el estándar actual) para cada integrante y si sobraba, se guardaba en la heladera.¡Qué tiempos!

En un presente donde se consume tanto o más refresco que agua, donde las botellas de refresco se encuentran en cada esquina de la ciudad a un precio al alcance de la mayoría y donde el PVC de los envases se ha transformado en un serio problema ambiental lo mismo que la obesidad... nos cuesta recordar cómo eran aquellos tiempos cuando la "chispa de la vida" venía en cantidades moderadas y se destapaba cada siete días o en ocasiones de los cumpleaños.


¿Te transportó este ranking a décadas pasadas? ¿Qué nostalgia te parece que falta? Te invitamos a que nos dejes tu comentario abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario