Translate

lunes, 25 de agosto de 2014

Sopa crema de calabaza casera con hinojo y gengibre

Más recetas caseras vegetarianas... para los que se toman su tiempo para una alimentación sana, equilibrada, con las calorías y nutrientes en su justa medida. Ni de más ni de menos. 

Sopa crema de calabaza con hinojo y gengibre 


La sopa crema de calabaza es muy nutritiva: si bien es cremosa no tiene ningún agregado de cereal ni leche, todo proviene de la cremosidad natural de la calabaza. En Uruguay no se estilan mucho las sopas... tal vez la más tradicional sea la del caldo de puchero.

La sopa crema de calabaza es muy común en países nórdicos, también en los países del Oriente (Cercano y Lejano). Generalmente se le agregan especias y/o hierbas para resaltar su sabor suave, cremoso y dulzón.


Canasta de verduras
Usualmente compro frutas y verduras en la feria, así que de allí es la calabaza... imperfecta, real y perfecta a su manera.


Una vez trozada, reservamos. Picar una cebolla grande, una cuarta parte de un bulbo de hinojo y gengibre a gusto (depende cuánto del sabor que querramos al final).
A poco de cortar la calabaza, aparece el lìquido que le darà su espesor

Salteamos la cebolla con el hinojo y gengibre en un poquito de aceite. Cuando comienza a ponerse transparente la cebolla, agregar una cucharadita curry y la calabaza trozada.

Hinojo y gengibre le darán un toque especial

Es importante dejar "sudar" la calabaza sin agregar agua todavía, revolviendo los demás ingredientes, para que absorban entre sí sus sabores. Luego de unos 10 minutos sí podremos agregar el agua y dejar hervir hasta que la calabaza quede bien tierna, porque finalmente procederemos a licuarla.


El hervor lo dejé como una hora para que quede bien tierna y fácil de licuar. Se puede licuar con perejil o, mejor aún, cilantro fresco.

Lamentablemente dejé enfriar la sopa antes de licuarla y cuando lo hice era de noche, así que otro día les muestro el resultado final.

Espero que sea de su gusto!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario